• Wide screen resolution
  • Narrow screen resolution
  • Increase font size
  • Decrease font size
  • Default font size
JA slide show

Invitación

"Ven, ven quien quiera tu seas, ven
Aún si ya en nada crees, ven

Nuestro camino no es de desesperanza.

Aún si rompes tus promesas mil veces,
Vuelve, vuelve, ven."

(Mevlana Jelaluddin Rumi)

_
Inicio Material derviche Introducción al mes de Ramadán
Introducción al mes de Ramadán PDF Imprimir E-mail
Escrito por Editor   
Jueves, 09 de Agosto de 2012 03:19

 

 

 

 

 

 

 

 

Podemos decir que el ayuno es la forma más antigua de curación natural y en los pueblos antiguos el ayunar era una práctica conocida, reconocida y practicada. El hombre moderno, o sea occidental-oriental, ha dejado la práctica del ayuno y le parece extraño. A veces cuando los musulmanes les decimos que vamos a ayunar un mes, les resulta algo extraño y les parece algo imposible que uno pueda hacer eso, por que están tan alejado de esa práctica.

Para verlo en video visite: http://sufismo.tv

En realidad, siempre los ayunos naturales, y relacionados con lo espiritual, estuvieron ligados a ciclos naturales: o ciclos lunares o con ciclos solares. No son ayunos caprichosos que se pueden hacer en cualquier época del año. Entonces el ayuno hecho así, siguiendo una tradición, realmente tiene grandes beneficios y cura el alma y el cuerpo.

En el caso del ayuno de Ramadán, en el Corán hay una aleya, Allah lo reveló diciendo: Oh creyentes os ha prescrito  el ayuno como fue ordenado a los que os precedieron. Para que, quizás así, temais a Dios. [2:182] La aleya es bastante elocuente, en cuanto a que inclusive dice lo que decíamos al principio, como fue ordenado a lo que os precedieron; lo cual quiere decir que todas las religiones-caminos espirituales anteriores también tuvieron el ayuno, pero como tantas otras prácticas (rezos y otras cosas) fueron abandonándolas. Y el Islam como última tradición, como resumen de todas las tradiciones anteriores, retoma todas las prácticas y las creencias y las simplifica, las unifica y las presenta como camino. Allah (swt) enseña el sendero del Islam, como el sendero que se puede practicar en estos últimos tiempos y que es el sendero mas practico y protegido para llegar a Dios.

También se temen los efectos del ayuno. Algunas personas que por ahí han hecho algún ayuno que han leído por ahí, han tenido dolor de cabeza o han tenido algún efecto que no les ha gustado. Realmente el ayuno puede provocar, de hecho en el Islam se habla del mal aliento, puede provocar algún dolor de cabeza; y otros efectos, que tiene también un efecto curativo, que no se deben confundir con enfermedades sino como modos que tiene el cuerpo de eliminar toxinas que se han acumulado durante todo el año, ya que el hombre es el único animal que tiene excesos alimenticios; mientras los animales comen hasta lo que necesitan, los humanos podemos realmente excedernos. Entonces el ayuno viene una vez al año ha eliminar todo ese extra, y ese extra a veces se elimina con algunos grados de fiebre, que queman eso que ha quedado o por el mal aliento o un dolor de cabeza pasajero.

El ayuno en el Islam ocurre en el noveno mes lunar, es un ayuno que consiste en abstenerse de sólidos, líquidos y de relaciones sexuales desde el alba hasta la puesta del sol. No desde la salida del sol, sino desde el alba, casi una hora y media antes de la salida del sol. Cuando empieza a aclarar un poquito, el musulmán debería abstenerse de lo que hemos dicho. Lo que produce el ayuno es que al cerrar la boca, a la ingesta de alimentos, también uno automáticamente la cierra a hablar de más, que eso sería como un nivel de ayuno deseable, que no solamente se quede en abstenerse de estos alimentos sino también en ir un poquito hacia dentro de uno, el motivo o uno de los efectos que tiene el mes de ramadán.

En esta abstención es muy aconsejable tomar una comida el zuhur, previo al comenzar la abstención; y otra inmediatamente a la hora que se pone el sol, el iftar. Entonces cuando se pone el sol uno hace un du´a o dice bismillah, y rápidamente come algo, por lo menos tomar un vaso de agua o alguna cosa que marque que uno ya termino la hora de la abstención.

El ayuno, como se mueve el calendario solar sobre el lunar, se adelanta todos los años unos 14/15 días. El musulmán que vive en un sitio fijo a lo largo de su vida va ayunar en las distintas estaciones (verano, otoño, invierno, primavera) o sea va probar los ayunos largos, los ayunos cortos, los ayunos con frío y con mucho calor.

El mes va a comienza o el ayuno va a comienza cuando veamos el hilal del mes de Ramadán, o sea la luna pequeñita que sale a la hora de la puesta del sol y se va a prolongar en cuarto creciente, luna llena cuarto menguante y hasta que termine esa luna y se vea la luna siguiente; y entonces se rompe y ahí se completó el mes del ayuno. Como todas las cosas, el mes de Ramadán tiene como un crecimiento, un comienzo despacio, viene la luna llena, y ahí es como el apogeo de Ramadán; y después empieza a bajar la luna y el ayuno va haciendo mas efectos psicológicos y espirituales en el hombre hasta llegar a estos últimos diez días, que son lo mas reservados, inclusive el Profeta (PyB) tenía la practica del itikaf, quedarse en la mezquita sin hablar con la gente, o hablando lo necesario, ayunando, rezando y leyendo el Corán. Una especia de jalwa, de retiro, pero un retiro en medio de la gente.

El motivo del ayuno para los musulmanes no es de ningún modo un acontecimiento o una búsqueda de cuestión de salud, sino que eso es un efecto. La intención que debe ser puesta desde el primer día del ayuno, como en todos los actos del Islam, es la intención de obedecer a Dios y como dice la aleya: quizás así temais a Dios. O sea quiere decir que cuando Dios reveló esta aleya, Allah (swt), el objetivo es crear un estado en el hombre que acreciente el temor a Dios, el taqwa. Y el taqwa, según definen algunos sheijs, es protegerse de los 8 cosas, ya que la palabra waqa quiere decir alejarse de lo peligroso y eso peligroso llega al hombre a través de los ojos, de la nariz, de la boca, de los oídos, de las manos, de los pies, del estómago y de los órganos sexuales. Esas ocho cosas deben ser controladas, de hecho el ayuno ayuda a eso, de hecho el estómago pasa a ser controlado. Se dice que el ayuno verdadero sería también ayunar de ver de más, tocar de más, hablar de más; irse hacia adentro. Y dicen que el ayuno de la elitte de la elitte, es ayunar de todo lo que no sea Allah.

Nos dirigimos al final de Ramadán, estos último diez días, estaba esta costumbre del Profeta (PyB) y en esos últimos diez días es cuando se dice que se reveló el Corán o que comenzó la Revelación. El Profeta (PyB) ya que está mencionada una sura, lailatul qadr  la noche del poder, cuando fue revelado el Corán, cuando los compañeros le preguntaban que noche era, él decía búsquenla en las últimas 10 noches de Ramadán, cuando le volvieron a preguntar, pidiéndole alguna precisión mayor, búsquenla en las 5 noches impares de las últimas 10 y cuando le preguntaban por mas precisión, según un acuerdo en el Islam, la mas probable sería la noche 27. Por eso en general los musulmanes hemos tomado como un acuerdo, de festejar o recordar la noche 27 como la noche de lailatul qadr. Pero esa práctica de las 10 ultimas noches está por que no es que ciertamente tiene que ser el 27, por eso esas ultimas 10 noches tiene uno que estar preparado y tratar de buscarla, si la vida lo permite.

Culmina el Ramadán con lo que se llama el Id´al-Fitr, es una de las dos grandes fiestas del Islam. Tiene la característica del zakat al-fitr (que no es el zakat, pilar del Islam) que es una cantidad de dinero que se establece, según las autoridades del Centro Islámico de la Rep. Argentina (CIRA), y lo paga el musulmán por el y la familia que tenga a su cargo. Se dice que Dios, Allah (swt), no termina de aceptar el Ramadán si uno no paga el zakat. O sea que ese esfuerzo que uno ha hecho en el mes, queda entre el cielo y la tierra esperando esta confirmación, este pago para que Dios lo acepte. Ya que también hay un dicho del Profeta (PyB) que dice: hay gente que lo único que saca del mes de Ramadán es hambre y sed. Es decir, que quizás ayunan, se cumple con lo obligatorio pero hablan de más, hacen cosas que están de más y entonces pasan hambre, pasan sed, pero no es aceptado. Nunca tenemos la certeza de que Dios esté aceptando lo que hacemos. Pero, inshallah, tratemos de poner la intención en nuestro corazón sincero.

Se dice en un hadiz del Profeta (PyB): en el mes de Ramadán los shayatines se encadenan y al fin de ramadán son desencadenados nuevamente. Y se siento eso, todo está más tranquilo, hay menos influencias externas, menos maldad. Siente uno como los sentidos se agudizan, hasta la comprensión misma. Así que este bendito mes trae grandes regalos y como todas las cosas en el Islam y en la vida hay que saborearlas para saber de que se trata.

As salamu 'aleykum Wa rahmatullah Wa barakatuh

Abdul Rahman Colombo

Última actualización el Viernes, 10 de Agosto de 2012 00:04